Nuestro despacho lleva 20 dias luchando frente a un internamiento en el CIE y la espera para la expulsión de un ciudadano marroquí que llevaba mas de cuatro años residiendo en España y que no tenía antecedentes penales ni policiales. Todo comenzó con un viaje a Asturias de dos días , lo detienen cuando se aloja en un hotel, lo llevan ante el Juez de Instrucción y lo mandan a Madrid, no se si quienes me están leyendo saben lo que es un centro de internamiento de extranjeros, uno de los jueces encargados de su control en Madrid, el juez Ramiro García de Dios, que estuvo 8 años encargado del CIE de Aluche los definía como “espacios de impunidad policial y de sufrimiento para las personas internadas». Pues mal que nos pese en nuestro país existen los CIE, y cuando un extranjero entra en el CIE ya sabemos dos cosas la primera que va a ser tratado de manera inhumana y segunda que el final de la estancia va a ser casi seguro su expulsión. La historia de hoy ha terminado bien, nuestro cliente ha conseguido que el Juzgado de Melilla después de presentar dos veces medidas cautelares haya suspendido su expulsión, hablamos de una persona que tenía aún la posibilidad de acudir a un recurso contencioso-administrativo para defender su derecho a residir en España y aún así no se respeta su derecho, hoy casi ha sido sacado del avión que lo llevaba a su país y no puedo mas que sentirme orgullosa de mi trabajo, tanto sufrimiento, estudio, recursos, llamadas, peleas con la administración han dado una oportunidad a un ser humano , a un ciudadano del mundo a poder conseguir su sueño de una vida mejor.

Desde Benavides & Asociados defenderemos los derechos de las personas como lo hemos hecho hasta ahora con ganas, esfuerzo y sin flaquear ante las injusticias.

Un éxito frente a las crecientes expulsiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.